COSMÉTICA NATURAL CERTIFICADA

Seguimos contándote secretos orientales de algunos productos de cosmética natural certificada.

INCIENSOS Y RESINAS

Si hay algo de define a las culturas orientales son sus olores, que desde hace siglos han cautivado a los visitantes extranjeros. Los inciensos y resinas son una constante en la vida diaria en zonas como el Magreb y Oriente Medio, presentes en todos los ritos importantes. Pero son además, un importante aliado en lo que a la belleza se refiere, tanto por sus propiedades aromáticas como por los beneficios corporales y espirituales que aportan.

Tal es el caso de la mirra, que además de ser una resina muy utilizada en actos religiosos, se usa desde la antigüedad como desodorante natural. Otro ejemplo es el benjuí, que además de sus propiedades aromáticas y purificantes, es perfecto para el cuidado de las pieles secas y agrietadas, en forma de aceite esencial.

Otra resina protagonista es la de olíbano, extraída de un árbol considerado sagrado en varios países. Además de favorecer la meditación y la respiración profunda, el perfume más caro del mundo contiene esta resina.

EL JABÓN NEGRO

El secreto de las mujeres marroquíes para tener una piel siempre suave y joven reside en el uso del jabón negro, un jabón elaborado con pasta vegetal y natural a base de huesos de aceituna. Se usa principalmente para exfoliar la piel, dejándola fina, suave y luminosa, y evitando estropearla con productos químicos.

Al aplicarlo, preparamos nuestro cuerpo para la exfoliación. Se debe dejar actuar unos minutos y luego retirarlo, para a continuación frotar la piel con un guante de crin o una esponja natural. Si le añadimos unas gotas de esencia de menta o eucalipto, obtendremos un efecto vigorizante, mientras que combinado con lavanda, disfrutaremos de una agradable relajación.

LA MIEL

Desde tiempos antiguos se han asociado a la miel propiedades calmantes, tonificantes, laxantes, antisépticas e incluso mágicas, formando parte de numerosos ungüentos y preparados. Nutre y suaviza la piel, por lo que es un ingrediente básico en mascarillas, lociones faciales y cremas de belleza. También se utiliza como cera para la depilación, dejando la piel aterciopelada.

Veamos algunos ejemplos de su uso:

-Hidratación y cuidado de las manos: Sumerge tus manos en agua calientes durante unos minutos, límpiate las uñas y sécalas. Después, sumerge las uñas en una mezcla de aceite de almendras dulces o aceite de argán y una cucharadita de miel. Masajea tus manos esparciendo dicha mezcla y envuelve tus manos en una toalla caliente durante unos minutos. Masajea de nuevo y elimina el exceso de aceite.

-Mascarilla facial: Basta con mezclar una cucharada de miel con una cucharada de agua rosas, aplicarla sobre la cara y dejar actuar durante 15 minutos.

LA GRANADA

Originaria de Persia, egipcios, fenicios, romanos y árabes la expandieron por todo el mundo, dado su valor nutricional. Posee también un gran poder astringente y tradicionalmente se ha usado para embellecer los labios, pues les proporciona un atractivo color, más vivo.

-Para elaborar un bálsamo labial: prepara una infusión de un puñadito de corteza de granada y media guindilla. Por otra parte, fundiremos 2 cucharadas de cera de abeja y las mezclamos con 2 cucharaditas de aceite de comino o de argán. Colamos la infusión y la añadimos a la cera, mezclando hasta obtener una pasta ligera. Aplicar sobre los labios resecos una vez al día.

Clara Pillado – Equipo de Comunicación de Ecocentro

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook4Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0