Superalimentos

Bajo el término superalimento se recogen diversos productos de origen natural con una serie de propiedades excelentes para la salud del ser humano. Su contenido en nutrientes es excepcional, por lo que es muy recomendable la inclusión de los mismos en una dieta sana y equilibrada. La mayoría son prácticamente desconocidos en España, por lo que iniciamos esta serie de artículos para presentarte algunos de ellos.

 

Hay quien dice que las algas son el alimento del futuro, ya que se encuentran en gran abundancia, se pueden cultivar fácilmente, y sus propiedades nutricionales son beneficiosas para la salud por su alto contenido en vitaminas, minerales y otros elementos. En este artículo os hablamos de dos, que además se consideran “superalimentos”: la espirulina y la chlorella.

 

ESPIRULINA

La espirulina es un alga unicelular de las denominadas verde-azuladas por el color que le otorgan la clorofila y la ficocianina. Su nombre proviene de la forma en la que estas algas se agrupan, formando espirales.

El principal motivo para incluir a la espirulina entre los superalimentos es porque aporta una gran cantidad de proteínas, más fáciles de asimilar y digerir que las que contiene la carne. A esto hay que sumarle vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, ácidos nucleicos (ADN y ARN), y una amplia gama de fitoquímicos.

Es un alimento de especial importancia en dietas vegetarianas, además de por su alto contenido en proteínas y aminoácidos, ya que es una fuente vegetal de vitamina B12.

Otro elemento importante que nos aporta es la clorofila, que favorece la acción peristáltica aliviando el estreñimiento, y normalizando la secreción de ácidos digestivos. También parece favorecer la regeneración de las células del hígado y dilata los vasos sanguíneos para aumentar la circulación de todos los órganos.

La espirulina apenas tiene calorías y apenas aporta grasas saturadas, lo que la convierte en una buena fuente de nutrientes para complementar las dietas de adelgazamiento y control de peso.

También es muy eficaz en casos de anemia y desmineralización, por su alto contenido en hierro asimilable, vitamina E, calcio, fósforo y magnesio.

La concentración de tantos nutrientes tiene un efecto revitalizante para el cuerpo, además de desintoxicante, protegiendo el hígado y los riñones, y regenerando la flora intestinal.

Como datos curiosos y que atestiguan la riqueza nutritiva de este superalimento, resaltar que la ONU recomienda a sus programas de lucha contra el hambre que utilicen espirulina para paliar los efectos de la desnutrición. Por otro lado, la NASA utiliza la espirulina como complemento nutricional para los astronautas.

 

CHLORELLA

Otra alga microscópica que también puede hacer mucho por nuestra salud y bienestar. Coincide con la espirulina en la asombrosa cantidad de nutrientes que aporta a pesar de su pequeño tamaño.

Su característica más especial es que es la planta con más concentración de clorofila. El consumo de clorofila está asociado a la purificación del organismo por su efecto desinfectante, antibacteriano y alcalinizante. Además, estimula la producción de glóbulos rojos, siendo muy útil para prevenir o curar la anemia.

A esto se une su poder desintoxicante, gracias a una fibra especial que se adhiere a los elementos tóxicos y metales pesados que penetran en nuestro organismo a través de los alimentos o del aire, facilitando su expulsión y eliminación de manera masiva.

Contiene todos los aminoácidos básicos para la vida, y es una de las mejores fuentes de betacaroteno, un potente antioxidante que protege el cuerpo de radicales libres. Y al igual que la espirulina, proporciona vitaminas del grupo B, incluyendo la vitamina B12, convirtiéndose así en otra poderosa aliada para los vegetarianos.

Por último, cabe destacar el Factor de Crecimiento de la Chlorella (CGF en siglas en inglés), un compuesto de ácidos nucléicos, aminoácidos, péptidos y polisacáridos que se encuentra en el núcleo de la célula. Este compuesto tiene una acción revitalizadora sobre las células y ayuda al sistema inmunitario, creando nuevas células defensivas.

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook44Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest1