Bajo el término superalimentos se recogen diversos productos de origen natural con una serie de propiedades excelentes para la salud. Su contenido en nutrientes es excepcional, por lo que es muy recomendable la inclusión de los mismos en una dieta sana y equilibrada. El término superalimento empezó a usarse alrededor de los años 90, la mayoría empiezan a ser muy apreciados en España.

EL COCO Y SUS DERIVADOS

El coco ha sido tradicionalmente una fruta muy apreciada por su exquisito sabor, su poder refrescante y por su exotismo. Pero además posee una serie de cualidades nutricionales que no deben ser ignoradas.

Una de sus características principales es su alto contenido en fibra lo que confiere al coco propiedades laxantes y de estimulación del aparato digestivo. A su vez ayuda a reducir el colesterol alto y a controlar el azúcar en sangre.

Contiene también minerales y vitaminas, especialmente vitamina E que retrasa el envejecimiento. De ahí que el coco sea utilizado también en la elaboración de cosméticos.

Es cierto que es una fruta con muchas calorías, y por lo tanto no se recomienda su consumo en exceso, en especial si estamos buscando controlar nuestro peso. Pero si necesitamos un aporte extra de energía, el coco es sin duda el alimento que estamos buscando.

Pero el coco no es solo un superalimento. Los productos que se derivan de él tienen también propiedades muy beneficiosas. Muchos habréis probado el agua de coco e incluso la leche de coco pero … ¿conocéis el aceite de coco y el azúcar de coco?

Aceite de coco

El aceite de coco está compuesto de un 90% de grasas saturadas crudas, un importante constructor celular del cuerpo humano repleto de triglicéridos de cadena media que refuerzan el sistema nervioso, el inmunitario y la glándula tiroides. También aporta energía rápida, nutre la piel y ayuda en la pérdida de peso.

Al contrario de lo que se pueda pensar, el aceite de coco no contiene colesterol y ayuda a cuidar el corazón, previniendo enfermedades cardiovasculares. Por otra parte hay que destacar sus cualidades anti-bacterianas, anti-víricas y fungicidas.

Es un aceite de muy fácil asimilación, que nos ayudará en la digestión, y que favorece la absorción por parte de nuestro organismo de vitaminas y aminoácidos, así como de calcio y de magnesio. Además, colabora en el uso eficiente de los ácidos grasos omega 3, 6 y 9.

También ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, algo muy útil en casos de diabetes o hipoglucemia.

Se puede consumir crudo (aunque también sirve para cocinar) añadiéndolo como aliño a nuestros platos preferidos: arroces, pastas cereales e incluso batidos.

Azúcar de coco

El azúcar de coco se extrae del néctar de las flores de la palmera cocotera y es uno de los endulzantes más sanos, nutritivos de menor carga glucémica. Se presenta por tanto como un endulzante idóneo para diabéticos, y aquellos que quieran controlar su peso, pero también como una saludable alternativa para los que simplemente quieran disfrutar de un sabor y aromas exquisitos e inconfundibles.

Es una fuente muy rica de minerales como el potasio, el zinc y el hierro, y de vitaminas de la familia B. También contiene 16 aminoácidos.

Se puede utilizar igual que cualquier otro edulcorante: en repostería, zumos, batidos, postres, yogures…

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook12Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0