Bajo el término superalimentos se recogen diversos productos de origen natural con una serie de propiedades excelentes para la salud. Su contenido en nutrientes es excepcional, por lo que es muy recomendable la inclusión de los mismos en una dieta sana y equilibrada. El término superalimento empezó a usarse alrededor de los años 90, aunque la mayoría son poco conocidos en España, por lo que iniciamos una serie de artículos en esta sección para presentarlos.

SEMILLA DE CHÍA

La chía es una planta procedente de climas tropicales y subtropicales, principalmente de México, Guatemala y Bolivia. Las culturas precolombinas que habitaron estas zonas, ya dotaban a las semillas de chía de propiedades curativas y medicinales, y las incluían en su alimentación y la de sus animales.

La chía contiene una cantidad importantísima de nutrientes, lo que la convierte en un suplemento alimenticio de primera calidad. Aporta proteínas, vitaminas, calcio, hierro, fósforo y antioxidantes. Tomar semillas de chía supone un aporte diario de energía y salud.

Pero lo que hace especial a este superalimento, es su alto contenido en ácidos grasos omega 3, muy importantes para el control y la reducción del colesterol, con efectos muy positivos sobre el organismo: ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, a normalizar la tensión arterial elevada, a mantener la flexibilidad de las membranas celulares, protegen el corazón, mejoran la salud del sistema nervioso e inmunológico, etc.

Las semillas de chía también contienen un elevado porcentaje de fibra, por lo que en muchos casos se usa para mejorar problemas de tránsito intestinal y en dietas de adelgazamiento, por su efecto saciante.

Esta semilla no tiene olor ni sabor, lo que facilita su consumo, ya que pueden tomarse solas o incorporadas a yogures, batidos, agua, zumos o leche.

 

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook34Share on Google+0Share on LinkedIn1Pin on Pinterest0