La Felicidad

Todos anhelamos ser felices, incluso vivimos para ello, pero descubrimos que por más que lo intentamos, siempre hay algo que nos lo impide.

¿Qué es?

Lo primero, expresar que nuestra Esencia, de lo que estamos hechos es Felicidad-Amor, es nuestra Sustancia, por ello la necesidad de vivirlo, el anhelo profundo de experimentar la Realidad que ERES.

Pero ¿Por qué no la vivimos?

Es muy sencillo, todos hemos venido a este plano de Consciencia a vivir la desconexión con nuestra Realidad, este proceso se vive en nuestra infancia, donde poco a poco el niño se va separando de su Esencia, ya que el exterior le pide un tipo de comportamiento especial, incluso le condiciona el afecto por este comportamiento.

El niño se va desconectando de su Realidad, para depender completamente del exterior, con el que poco a poco va a identificarse y en este proceso, se separa de su Realidad, de quien ES, para comportarse como el exterior quiere, ya que depende completamente de él, tanto a nivel físico como emocional. Entonces el niño se identifica con su forma, no con su Esencia.

Pero, a parte de esta desconexión, es aquí, sobre los tres años, cuando el exterior nos va a fallar, ya sea a nivel físico, creándonos angustia de inseguridad, como a nivel emocional, creándonos angustia de abandono o a nivel mental, creándonos angustia de identidad, de Valoración, ¿Quién Soy? Es, en este momento, cuando el niño se asusta ante este vació que es la Angustia y le da la orden al ordenador cerebral de no mirar hacia el interior, sino de buscar todo fuera, donde te haces creer que estará la Felicidad.

Esto es un auténtico error con el cual vivimos, creyendo que conseguirás la Felicidad buscando en el exterior, cuando tengas aquello que tu crees que te hará feliz.

El ser humano vive en un gravísimo error, por ello su gran insatisfacción y su búsqueda continua, pero hacia el exterior.

¿Cómo cambiar la mirada?

De lo primero que tenemos que ser conscientes es que mientras mantengamos la herida vivida en nuestra infancia, nunca vamos a poder ser felices, ya que esa herida aparecerá en nuestro día a día, haciéndonos sentir lo que vivimos de pequeños. Es decir, mientras no vayas a curar la herida emocional que te hizo separarte de tu Esencia, La Esencia-Amor no puede brotar, ya que está taponada por el dolor.

Todas esas situaciones vividas en tu infancia con dolor, y que tú quieres tapar, son las que te están condicionando tu vivir, incluso, trayéndote situaciones de vida que te recuerden, que te lleven a esos momentos de tu vida para sanarlos, para realizar el trabajo de sanación que has venido a hacer.

¿Cómo se realiza el trabajo de sanación de las heridas de la infancia?

Es un trabajo lento, pero seguro. Debes ir todos los días, un ratito, (no más de diez minutos) a tu subconsciente, para que de él brote la vivencia-herida tenida en tu infancia. Debes visualizarte como un niño, recordarte y sentir lo que sintió tu niño ante la situación más potente que le hizo desconectarse completamente.

Volver a sentir el dolor (sin asustarse) y permitir que ese mismo dolor rompa las corazas que has ido poniendo en tu pecho.

Y sobre todo dar a tu niño todo el Amor que no tuvo o no pudieron darle sus padres, ahora te corresponde a ti inundar tu pecho de Amor, no quejarte por lo que no te dieron, sino dártelo tú y verás como poco a poco el vacío que había en tu pecho comienza a llenarse y a desaparecer la angustia, notando un gozo especial; el gozo del Amor que Eres.

Recuerda que Eres Amor y que Éste solo podrá brotar cuando tú sanes tus heridas y quites las corazas que has ido poniendo en tu pecho, y esto sólo puede producirse con el Amor profundo hacia ti mismo, llenando los vacíos que se produjeron en tu infancia, pero no con cosas exteriores, sino con tu propio Amor.

Lo exterior calma durante un pequeño momento, lo interior es para siempre.
M. Paloma Crisóstomo González

Próximos cursos en Ecocentro
www.ecocentro.es
P.D.: Si alguien quiere utilizar el audio del niño interior, lo encontraréis en mi página:
www.constelacionesfamiliares-paloma.com

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0