En la última entrada del Blog de Ecocentro hemos hablado de la necesidad de combatir o no en las guerras que se están desarrollando en el mundo y que llegan a Europa en forma de terrorismo, pero en esta editorial queríamos dar ideas de otras formas de combatir, tan cotidianas como dónde compramos los productos de alimentación o dónde ponemos nuestro dinero.

Queremos ofrecer una variedad de  acciones cotidianas que nos permiten declararles la guerra a los enemigos que se han apoderado de la vida pública y política: al poder oligárquico de las multinacionales que andan detrás de todos las aflicciones que espantan al mundo. Ante el capitalismo más que feroz que invade el mundo con su codicia, podemos y debemos actuar y combatir de todas las maneras posibles. Os damos algunas, muchas de ellas las hemos sacado en nuestra Televisión en el programa Ecos del Cambios.

Para combatir a los bancos que financian armas nucleares, bombas racimos, químicas y cualquier arsenal armamentístico para desestabilizar continentes enteros para asegurar los beneficios de sus amos tenemos una posibilidad de acción combativa sumamente eficaz: Finanzas éticas.

Sólo la inercia, la pereza, el adocenamiento y el egoísmo feroz que vive en nuestra alma, como en la de los banqueros, nos impide sacar nuestros ahorros de todos los bancos que se lucran con sangre de inocentes. Si quieres combatir y hacer la guerra al mal de los bancos que no solo arman las guerras sino que especulan con el precio de los alimentos y de la vivienda, que apoyan a proyectos que violan los derechos humanos y destrozan impunemente la naturaleza y el futuro de todos podemos rastrear por SETEM, organización que los investiga a todos, a qué banco le estamos dando nuestros ahorros y si es de los malos, dispárale donde más le duele, saca tus ahorros, aunque pierdas intereses especulativos y llévalos a un banco ético que haberlos haylos y que buscan el beneficio social, medioambiental y económico.

Tu dinero puede transformar la sociedad, donde tenemos depositados nuestros ahorros pueden determinar qué actividades financiamos y, por tanto, que tipo de sociedad queremos… Tú eliges, no te escondas de tu responsabilidad y caigas en la era de la hipocresía como llaman los hindúes al ciclo cósmico en el que nos encontramos.

En la búsqueda de lucro los bancos actuales -y nosotros mismos cuando no investigamos a dónde va nuestro dinero-, invierten en proyectos controvertidos, fomentan los paraísos fiscales y el fraude y arman el mundo de guerras que cada día llegan más a las confortables costas de nuestra zona de confort.

Ármate de valor y enfréntate a tus discurso narrativos: “no tengo tiempo, ya lo haré, pero voy a perder mucho”…. Y apoya a Fiare, Coop57, Banca Ética populare, Triodos Bank, Fiare, GAP Madrid, Proyecto Jak… Y combate por la Justicia, por la Verdad, por el Amor con un gesto tan sencillo antes de que las oligarquías acaben con el último pedazo de espacio y tiempo habitable. ¿No suena realmente revolucionario?

Beatriz Calvo Villoria

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0