Si en algún lugar el nuevo logo y lema de Ecocentro encuentra su esplendor es en su nuevo proyecto de Ibiza.  El sol rojo que evoca los bellísimos atardeceres de la isla y el lema: La alegría de la vida saludable irradian sus mensajes más allá de la península y llegan a la Isla de la Luz, para invitar a los sentidos a disfrutar de esa alegría sana que no necesita de ningún tipo de aditivos, sino que al contrario, se sustenta en la total ausencia de ellos, de cualquier tóxico que enganche en sabores simulados y efímeros, en experiencias estimulantes que cobran un peaje, oculto para muchos, hasta que se hace visible con el tiempo, en pérdida de cognición, conciencia y memoria para todos.

Ecocentro invita a habitar el lado más luminoso de la isla, la alegría de la vida sana, la que no necesita de artificios para explotar en efectos especiales, que agotan al sistema por subidas disarmónicas y forzadas; ese artificio del que es tan amigo una parte, como en sombras, que vive el lado más oscuro de la noche ibicenca: la que necesita de sustancias para descubrir que todo está relacionado, la que necesita aturdirse pues no le haya un sentido a la vida cotidiana -que necesita simplemente de consciencia para producir el asombro que se busca en las sustancias sintéticas y forasteras de lo orgánico-; la que necesita embriagarse colmatando el hígado de residuos buscando un “no se qué”, que se les escapa en cada amanecer, cuando desaparece el ingrediente mágico, llevándose la intensidad anhelada y tras el velo que deja como rastro, apenas pueden vislumbrar la belleza con que la luz de la mañana pinta el otro lado de la isla.

magiaextatica

La belleza primigenia que embriaga naturalmente, y que inunda la Isla privilegiada. Aguas de azules imposibles que colman al cuerpo de todos los abrazos deseados, colinas y montes que se engalanan de cielos azules e intensos cuando la Tramontana sopla y retuerce las sabinas. Fincas preciosas, como esta de Santa Gertrudis, que sirve de sede al nuevo proyecto de Ecocentro, en el que un hermoso jardín encantado nos permite seguir bañándonos por esas otras aguas más sutiles, las aguas-ondas de las luces, que con dulce serenidad atardecen cada día como postrándose ante el espectáculo de estrellas y sesión de luna, si procede, que va a encenderse tras sus telones de luces desgarradas en rojos y magentas que inundan todos los rincones.

11234045_452452931591160_5594224759746188359_n10444358_452452811591172_7064944842436041950_n1609854_452452164924570_7519621345035606532_n

 

La belleza de la vida, que celebra lo natural frente a lo artificial, tendiéndose en deliciosos platos que apoyan la agricultura ecológica, en definitiva, la conciencia de las cosas bien hechas. Alegría para los amantes de la elegante cocina vegetariana, que se expresa en “Yakitori de tempeh”, “Cien hojas de mango”, “Raviolis bio-vegetarianos”, “Ensalada japonesa con tallarines de verduras, algas y vinagreta de umeboshi”, títulos que parecen los títulos de algún poema gastronómico y tantas otra posibilidades con los que la cocina bio-vegetariana invita a despertar los sentidos.

10426216_458512984318488_2035542512213266630_n 11707535_458171867685933_3695937639349871371_n

La revolución de los sentidos atentos a la gastronomía de lo sano es un vuelo sencillo y profundo que todo organismo purificado puede contemplar en el escenario de su propio cuerpo, su propio templo. Respetarse a uno mismo, desde el nivel más corpóreo es una apuesta de incalculables beneficios en todos los niveles, incluidos los más sutiles y espirituales, esa es la fiesta que Ecocentro propone en Ibiza con su nueva criatura.

 Beatriz Calvo Villoria

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0