La mujer, la tierra y lo sagrado

El 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer, como un signo, un gesto de visibilización de la mitad de la población mundial que a lo largo de los siglos ha sido fatalmente excluida, maniatada y/o violentada por una cultura que olvidó que todos venimos del vientre de una mujer.

Alejándonos de las posturas más radicales e ideologizadas  que este movimiento ha podido tener a lo largo de la historia, queremos reivindicar la necesidad de recuperar la veneración hacia el Principio femenino, que ya el Mahabarata narra cómo fue violentado por una casta de reyes guerreros corrompidos por el poder que olvidaron que el Atman, la chispa divina, refulgía en el corazón de todo hombre y toda mujer, por igual y rompieron el equilibrio relegando a la mujer un puesto de segunda categoría en una jerarquía inventada, donde el polo masculino olvidaba el juego cósmico del yin y el yang y maltrataba a la madre de sus hijos.

El ecofeminismo sería otra vuelta de tuerca a esa reivindicación de devolverle a la mujer los derechos perdidos y negados durante una historia llena de guerras, en las que en muchas ocasiones ha sido el botín y la víctima, junto a los niños, de las más atroces tropelías. Pero a la par que se lucha por restituir  el lugar que le corresponde como cocreadora de la vida se lucha por recuperar la dimensión sagrada de la tierra, pues se percibe desde este movimiento, que la violencia hacia la mujer corre pareja a la violencia hacia la naturaleza, que se ha convertido en medio ambiente, reduciendo su dimensión hierofánica para poder violarla en todos sus recursos sin tener mala conciencia.  Como dice Vandana Shiva, Física nuclear y filósofa hindú y una de las máximas representantes del ecofenimismo de corte espiritual: “….empezamos a comprender que existía una estrecha conexión entre la relación de dominio explotador entre el hombre y la naturaleza (modelada por la ciencia reduccionista moderna a partir del siglo XVI) y la relación de explotación y opresión entre hombres y mujeres que impera en la mayoría de las sociedades patriarcales, incluidas las sociedades industriales modernas…”

El útero de la mujer y el útero de la tierra reivindican su dimensión espiritual, dadores ambos de vida en abundancia y su capacidad para la defensa de la Vida con su propia vida, como dio testimonio el movimiento de las mujeres Chipko, cuando en los años 70 basándose en los principios de no violencia creativa de Gandhi, y en nombre del principio femenino de la Naturaleza de la cosmología de la India, detuvieron  la deforestación total del Himalaya atándose a los árboles de sus bosques comunales, que sus maridos estaban dispuestos a vender. Se unieron como un solo ser  y lucharon por sus bosques con sus cuerpos y vencieron y siguen luchando por recuperar su voz y voto que escora siempre la balanza hacia la Vida.

Recuperar la dimensión femenina de la existencia hace que la trascendencia ya no esté basada en el desprecio de la materia sino en una inmersión en el misterio de la vida, en la pertenencia a un todo que nos trasciende y que se expresa en la sacralidad de todo lo manifestado en la naturaleza, en su bendita interdependencia más allá de dualismos opositores que desangran la existencia.

Beatriz Calvo Villoria

Directora EcocentroTV

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0