Hace sólo unos pocos años, decir que no se comía ni carne ni pescado suponía ser tachado inmediatamente de excéntrico, extraño e incluso peligroso. Aunque hoy la situación es muy diferente, sigue existiendo alrededor del vegetarianismo una serie de mitos, falsas percepciones e incomprensiones.

En el sentido más estricto de la palabra, vegetariana es aquella persona que no consumen ningún tipo de carne ni pescado en su dieta. A partir de aquí, existen varias posibilidades porque los motivos que pueden impulsar a una persona a optar por no comer carne ni pescado pueden ser muchos, al igual que hay muchos tipos de vegetarianos, desde los que no toman ningún producto proveniente de animales hasta los que se permiten ciertas excepciones como el pescado.

Para muchos, ser vegetariano es una simple opción de vida personal, equiparable a elegir una profesión o una actividad para el tiempo de ocio. Para otros, el vegetarianismo es una obligación moral, un deber que tenemos con el medio ambiente y con los animales.

Pero para definir el vegetarianismo de forma completa y exhaustiva, hay que hablar también de lo que no es ser vegetariano, pues en ocasiones, optar por una alimentación sin carne ni pescado se confunde con otros motivos o propósitos, que nada tienen que ver con el vegetarianismo. Así pues, no debemos equiparar una dieta vegetariana con las dietas de adelgazamiento, pues son dos cosas que no tienen nada que ver. Tampoco es algo que solo esté recomendado para algunas personas, ni un sistema cerrado y estricto, con pautas claramente definidas. Tampoco se debe caer en el falso mito de que el vegetarianismo puede ser aburrido por la falta de opciones. Cualquiera que se asome al mundo vegetariano observará las enormes posibilidades culinarias que ofrecen los cereales, las legumbres, las frutas y verduras, los frutos secos y las semillas.

Por último, no debemos olvidar que, aunque algunas religiones lo predican, el vegetarianismo no es necesariamente una práctica religiosa, ni mucho menos sectaria. Es algo abierto a todos aquellos que deseen, de forma sensata y meditada, optar por una alimentación beneficiosa para la salud, los animales y el medioambiente, que ya practican con éxito varios millones de personas en todo el mundo.

En España se calcula que entre un 2% y un 4% de la población es vegetariana, de los cuales, el 60% son mujeres. Y lejos de muchos mitos que fomentan la idea de los vegetarianos como personas excéntricas, la mayoría son jóvenes, urbanos y profesionales. En Europa, destacan Alemania y Suecia, donde entre el 7% y 8% de la población es vegetariana. No hay duda de que asistimos hoy en día a la conversión del vegetarianismo, que ha pasado de ser la opción de una minoría, a convertirse en un movimiento cada vez más organizado y numeroso.

Cuando nos planteamos hacernos vegetarianos, suelen surgir numerosas dudas pues parece imposible mantener un menú equilibrado, eliminando por completo la carne y el pescado. El desconocimiento y/o la desconfianza han llevado a muchos a asociar una dieta sin carne ni pescado con varias desventajas e inconvenientes, incluso con enfermedades y carencias. Pero nada más lejos de la realidad. Una alimentación vegetariana bien planificada y estudiada, no solo no es perjudicial para la salud, sino que, según algunos estudios, proporciona una mayor vitalidad, una vida más larga y una salud de hierro.

Y no hay que olvidar que supone un importante cambio de hábitos dentro de la vida diaria de cualquier persona. Pero con algo de voluntad y haciendo la transición poco a poco, nos damos cuenta de que no es una tarea difícil.

En definitiva, el vegetarianismo es algo complejo, difícil de definir y clasificar, pues partiendo de la base común de no comer ningún tipo de carne ni pescado, se puede configurar la dieta como mejor se adapte al estilo de vida, las costumbres y creencias. Es decir, no existe un vegetariano tipo.

Arrancamos en el blog de ecocentro una serie sobre aspectos básicos del vegetarianismo. ¡Síguenos y escribe tus comentarios!

16 de marzo de 2010,

Clara Pillado Pérez
Área de Comunicación Ecocentro
www.ecocentro.es

Información extraída de:
HERP, Blanca: Motivos para ser vegetariano. Ed. Océano Ámbar, Barcelona.

 

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0