La salud es una preocupación universal; como seres vivos todos aspiramos a la felicidad y a evitar el dolor. Este deseo de salud, de bienestar físico y mental completo, es la expresión de esa aspiración, pues todos queremos estar sanos y nadie desea enfermar.

Tenemos que intentar acercarnos a un concepto de salud lo más amplio y holístico posible, que no deje fuera ninguna de las dimensiones que componen el ser humano y que muchos denominan “salud integral”.

El estado actual de la naturaleza es el reflejo de un alma humana profundamente desconectada del ambiente que la nutre. La contaminación crítica por la que se ven afectados todos los elementos preciosos de este planeta, no son sino el reflejo de la contaminación física y psíquica que sufrimos, de forma cada vez más alarmante los seres humanos: cáncer, fibromialgias, alergias, fatigas crónicas, depresión, locura…

La verdadera ecología comienza en el corazón pacificado del hombre que acepta su lugar como guardián y custodio de la tierra, y esa paz sólo se logra reintegrando los elementos dispersos de su ser, cuerpo, alma y espíritu, en una única unidad.

1271007770_87218408_1-Fotos-de--Taller-de-Ayurveda-medicina-naturista-de-la-India-en-Ibiza-1271007770

Existe una reivindicación, formulada por un sector cada vez más amplio de la sociedad, de una medicina que contemple esta dimensión completa y unitaria del ser humano; de este modo, podrá valorar esa pretensión de enfrentarse a la enfermedad o el desequilibrio desde distintas perspectivas terapéuticas —como pueden ser las llamadas medicinas complementarias y las medicinas tradicionales (también conocidas como terapias naturales o no convencionales)—, que pueden ayudar a alcanzar el equilibrio perdido, aunque por desconocimiento sean consideradas, incluso en países como el nuestro, prácticas obsoletas o primitivas, o hasta mágicas o carentes de cualquier base científica.

El Ayurveda (término sánscrito que significa ciencia de la vida) es uno de esos sistemas médicos o terapias médicas integrales que se construyen en torno a sistemas completos de teoría y práctica. Se dice que es ésta la medicina más antigua del planeta que hunde sus raíces en el profundo conocimiento del hombre, del cosmos y su interdependencia, es la ciencia de los antiguos sabios hindúes, los rishis, que quedó reflejada en los Vedas, sus Escrituras sagradas.

No está concebido sólo como un sistema médico sino como un verdadero sistema de vida para promocionar la salud; es la guía hindú de la vida, por eso, para el Ayurveda, la felicidad del enfermo es tan importante como su supervivencia.

Según el Ayurveda la capacidad de curar es la cualidad primaria y más significativa del cuerpo y se define la curación como el proceso de devolver al cuerpo sus funciones naturales y restaurar el equilibrio en las relaciones con todas las criaturas, en la casa, en el trabajo, en el entorno, en la sociedad, con las ideas, las costumbres, etc.

Para esta medicina tradicional, la enfermedad no surge por un defecto del organismo o una agresión externa sino por un desequilibrio entre el cuerpo, la mente, la conciencia y el entorno, por lo que su objetivo es integrarlos de nuevo para ayudar a prevenir las enfermedades y promover el bienestar y la longevidad. La causa última de todas las enfermedades está en la violación de las leyes de la naturaleza. Esta guía de vida es una buena herramienta para recuperar la sensatez ecológica.

Ayurveda

Este sistema rechaza la noción de una separación rígida entre cuerpo y mente; cualquier modificación mental y emocional da origen a otra que se corresponde con ella en el cuerpo, y de hecho, tanto para la medicina china como para la moderna psicoinmunología, las toxinas, uno de los principales agentes de la enfermedad, se crean también por causas emocionales. Por ejemplo el miedo y la ansiedad alteran la flora del intestino grueso; como resultado, el vientre se hincha con gases que se acumulan en las cavidades del intestino y causan dolor.

Para el Ayurveda cada persona posee una constitución que define su personalidad y que la hace más o menos propensa a ciertos desequilibrios. Esa constitución depende de los tres humores o fuerzas que rigen la naturaleza y que, por lo tanto, gobiernan el funcionamiento del cuerpo y de la mente: vata, pitta y kapha. Estas fuerzas se llaman doshas y derivan de los cinco elementos que componen el universo: aire, tierra, fuego, agua y éter. Una vez más, Oriente integra en un sistema unitario lo que Occidente ha separado y disgregado.

La práctica ayurvédica estudia primero la constitución en función de la proporción de esas tres fuerzas, catabólicas, anabólicas y metabólicas, y diagnostica si hay desequilibrio entre esos tres principios, orientando a continuación al paciente sobre el estilo de vida, el tratamiento y los remedios más convenientes para volver a recuperar el equilibrio perdido.

Los tratamientos ayurvédicos recurren a diversas vías para abordar el problema al mismo tiempo, y requieren cambios en la dieta, en los modos de vida y en los hábitos. Incorpora hierbas, metales, minerales, masajes con aceites medicados, ayunos, yoga, meditación y otros productos y técnicas usados con el objeto de eliminar las toxinas. Su farmacopea incluye más de 5.000 formulaciones distintas que se han ido desarrollando a lo largo de milenios. La Organización Mundial de la Salud ha manifestado en declaraciones internacionales que los remedios ayurvédicos tradicionales, no requieren ser sometidos a estudios clínicos y de laboratorio para ser aprobados como medicamentos, pues el laboratorio del tiempo milenario los avala. Es una medicina que nos muestra la importancia de conservar la naturaleza, pues en ella tenemos la gran farmacia de la humanidad.

Al ser un sistema integral, el Ayurveda está indicado para todo tipo de patologías, existiendo ocho ramas principales: pediatría, ginecología, obstetricia, oftalmología, geriatría, otorrinolaringología, medicina general y cirugía. En España se utiliza sobre todo para preservar la salud y solucionar ciertos trastornos físicos y mentales como los problemas digestivos, la obesidad, las dolencias de la piel y las situaciones de estrés. Ayuda a la persona sana a conservar la salud y al enfermo a recuperarla.

ayurveda-tour-package

La Hospedería del silencio quiere apostar por esta medicina y ha programado ciclos de tratamiento intensivo de ocho días en junio, agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2015. Incluye tratamiento completo de purvakarma, panchakarma y rasayana, traslado con alojamiento y tratamiento en cabaña individual, diagnostico y supervisión especializada, y tutoría personal

Fechas:
-Del viernes 29 de mayo al viernes 12 de junio
-Del lunes 20 de julio al domingo 2 de agosto
-Del viernes 14 de agosto al viernes 28 de agosto

Información y reservas en: daniela@ayurvedaterapeutico.org. En colaboración con: Mahatma Project y Ayurveda Terapéutico.

Beatriz Calvo Villoria

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0