Los sistemas médicos o terapias médicas integrales se construyen en torno a sistemas completos de teoría y práctica.

Siguiendo con la serie de post sobre la Salud Integral y después de haber repasado someramente la Medicina Tradicional China, el Qi Gong y el Yoga, que pertenecerían a lo que se llama sistemas médicos integrales tradicionales, que se han desarrollado en culturas no occidentales, como pueden ser la medicina tradicional china o la medicina ayurvédica —un sistema milenario originario de la India—, del que ya hemos habado en otra entrada, pasamos ahora a describir algunos de los sistemas integrales no tradicionales que se han desarrollado en la cultura occidental como la homeopatía y la naturopatía, entre otros.

Sistemas Médicos Integrales no tradicionales

Naturopatía

Es un sistema médico integral que tuvo su origen en Europa. Su nombre es un neologismo que proviene de la expresión Nature´s PathNaturopath, que significa «el sendero de la naturaleza». «La naturopatía tiene por principio que el ser humano forma parte de la naturaleza, que se halla unido estrechamente al Gran Todo, y que, en consecuencia, está sometido a las leyes naturales», afirma el profesor Platen en el El libro de oro de la salud. Éste es uno de sus primeros principios, que nos vuelve a hacer patente que en el equilibrio entre el ser humano y el universo está la vida y éste debería ser el principio de cualquier ecología. Para FENACO (Federación Española de Asociaciones Profesionales de Naturópatas), «la naturopatía es la disciplina que sistematiza los conocimientos científicos, tecnológicos y praxiológicos sobre la salud en su dimensión natural. Proporciona una asistencia esencial, basada en unos métodos y una tecnología sencillos y naturales, científicamente fundados, socialmente aceptables y ecológicamente sostenibles».

Se considera una ciencia de la salud de carácter autónomo, cuyo objetivo metodológico es la autogestión y promoción de la salud, en vez del tratamiento de la enfermedad. La prevención es la mejor cura; por eso hay que informar y educar a la persona atendida para que se sienta protagonista de su salud, y por eso al paciente se le exige que sea activo (eliminación de hábitos tóxicos, dieta sana, ejercicio físico, relación con el medioambiente, etc).

Entre sus principios se encuentran:

  • Vis natura medicatix: facilitar en cada persona, la manera de desarrollar su capacidad de curarse a sí mismo, para que la energía vital del enfermo encuentre el camino de la curación.

 

  • Primun non nocere: utilizar métodos y sustancias terapéuticas que eviten el riesgo de efectos secundarios perjudiciales, recordando que también formamos parte de un gran ecosistema. Los médicos naturópatas emplean una variedad de prácticas de curación, que incluyen dieta y nutrición clínica, medicina basada en hierbas, hidroterapia (uso del agua a distintas temperaturas y con diversos métodos de aplicación), utilización de estímulos naturales (agua, sol, tierra, aire), utilización de alimentos naturales (trofología, alimentación natural…), utilización del sonido, los colores, los aromas; utilización de los recursos psicofísicos individuales (respiración, relajación…); utilización de elementos manuales (quiromasaje, kinesiología…). Hay cientos de técnicas naturales disponibles. Los métodos de tratamiento se eligen para apoyar el trabajo de la fuerza vital, respetando la inteligencia del proceso de curación natural y, si es necesario, incluso no hacer nada, para respetar la actitud y la acción del organismo.

 

  • El ser humano es un todo: no hay enfermedades sino enfermos. Esto requiere una aproximación personalizada e integral (factores psicológicos, sociales, fisiológicos, ecológicos) para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuados. Cualquier desequilibrio en alguno de estos aspectos o campos repercute en los demás, y el resultado es lo que se llamará «enfermedad».

 

  • Tole causam: identificar, eliminar o minimizar las causas que desencadenan las enfermedades, teniendo en cuenta la teoría humoral. Cuando la enfermedad ha aparecido, el objetivo del naturópata será tanto suprimir los síntomas como averiguar cuál es el motivo y la causa de ese desequilibrio en los diferentes niveles de la persona y, en consecuencia, intentar erradicarlo para que no vuelva aparecer.

Este camino es más lento que otras vías que basan sus tratamientos únicamente en aliviar síntomas y no siempre en erradicar el problema de base, pero cuenta con la ventaja de que los resultados pueden ser más duraderos y se evita la aparición de muchos efectos secundarios no deseados.

Direcciones útiles:

  • FENACO, Federación Española de Asociaciones Profesionales de Naturópatas, www.fenaco.net
  • Integral. Centre Médic i de Salut, www.integralcentremedic.com
  • COFENAT, Federación Española de Terapias Naturales y No Convencionales, www.cofenat.es/
  • Asociación Española de Médicos Naturistas, www.medicosnaturistas.es

Beatriz Calvo Villoria

ComparteEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook11Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0